viernes 24 de mayo de 2024

Sin Fronteras

A veinte años de su partida física, recordamos la figura de Martín Tolosa, su obra, sus bandas y su guitarra

Con sus bandas Invadidos, Nazareth y Bethania, Martín marcó en Bolívar una senda en el punk, el heavy metal y sus subgéneros.

A veinte años de su partida física, recordamos la figura de Martín Tolosa, su obra, sus bandas y su guitarra

El sábado pasado en Sin Fronteras homenajeamos a Martín Tolosa, sus bandas y su guitarra. Martín nos dejó físicamente el 1 de enero de 2004, no lo conocíamos personalmente, pero durante el proceso de producción del programa logramos tomar conciencia de quién es y fue Martín, es que su madre, Mirta; su hermana, Paula; y un puñado de amigos músicos nos colmaron de fotografías, material sonoro, historias, anécdotas y mucho, mucho amor hacia Martín.

La primera banda en la que participó Martín fue La Muerte es un Asunto Solitario, tocando el bajo junto a Juan Pablo Moura y Franco Campo. Su primer proyecto musical, Invadidos, abordó en su comienzo el punk rock haciendo temas de 2 Minutos y Flema, para luego desarrollar su material propio. Invadidos nació como trío, Martín en guitarra, Lio Mancieri en batería, y “Chino” Badano en bajo, luego ingresarían Juan Pablo Moura (guitarra), Nicolás Plácido (teclados), Diego Díaz (bajo), y “Pollo” Arroyo y Belén Palacios (voces).

“En el 2000 tuve un accidente que me impedía moverme y lo que hicieron los chicos fue esperarme hasta que pude andar en silla de ruedas y en el primer show que hicimos me subieron al escenario con la silla, fue en el parque y dimos un show de la hostia -recuerda “Pollo” Arroyo-. A Martín siempre lo recordé arriba del escenario, sonriendo y demostrando lo que era: un zarpado violero. Para mí fue uno de los precursores acá en Bolívar en imponer ese género”.

 

 

Martín recibió una sólida formación de los conservatorios de Pehuajó y Olavarría, y de las clases con el guitarrista olavarriense, Chugo D´Onofrio. Era un músico curioso y movedizo en constante evolución, Lio Mancieri nos cuenta el paso de Invadidos a su siguiente banda, Nazareth. “Después del punk empezamos a tocar heavy metal. Para nosotros era algo nuevo, hoy ya es viejo y clásico. Desde ahí, siempre para adelante, conociendo gente nueva, compartiendo y enseñando su talento -dijo Lio-. No se guardaba nada, si no le seguías el ritmo te quedabas. Lo acompañé en todos sus proyectos intentando hacer lo que me pedía para su sonido. No tenía techo, creo que hablo por todos al decir que se lo extraña siempre”.

Nazareth estaba orientado hacia el ‘power metal’ (un subgénero del ‘heavy metal’), y mantenía casi la misma formación de Invadidos, excepto la inclusión del bajo de Juan Cupertino, y las voces de “Willy” Molina (Olavarría) y Cecilia Coradini. Con esa formación, y la voz de “Willy” Molina, registraron en 2001 en el estudio de Eduardo Real, ‘Brillan en la oscuridad’, uno de los ‘hits’ de Martín que ya tocaban en Invadidos.

 

 

“Con Nazareth fuimos a un concurso en Guaminí. Fue una experiencia espectacular, había bandas de Mar del Plata que tocaban jazz y blues, y con el género nuestro, en ese momento hacíamos power metal, obtuvimos el primer puesto, y Martín el premio al mejor guitarrista, y ganó una guitarra electroacústica -nos cuenta Cupertino-. Martín me marcó para siempre, fue mi primer profesor, me enseñó a tocar el bajo y composición, nos puso la primera semillita para impulsarnos al mundo de la música. Era una persona hermosa, igual que toda su familia”. Junto a Julio Real (guitarra), Luis Scardini (bajo) y Lio Mancieri (batería) y en paralelo con Nazareth, Martín formó Bethania, una banda que cultivaba un logrado repertorio instrumental.

Paula, una de las hermanas de Martín, nos brinda una hermosa y emotiva pintura de su hermano: “Compartimos muchas cosas a pesar de la diferencia de edad, él era diez años más grande que yo, siempre estaba predispuesto a jugar conmigo, a cuidarme. Lo vi crecer a él como músico, desde que tuvo su primera guitarra y se juntaban con Lio en casa y usaban la mesa de batería, hasta que empezó a llenar la casa de alumnos, y evolucionó y progresó como músico. Todavía lo veo en la habitación que usaba para dar clases, tocando horas y horas ajeno a todo lo que no fuera la guitarra. Me enseñó muchos ritmos para acompañarlo, y en el verano pasábamos la tardecita en la vereda, tocando, cantando, tomando mates. Son los recuerdos más hermosos que tengo de la infancia”.

 

 

El 21 de junio de 2018 Martín Tolosa fue homenajeado por Franco Campo, Juan Pablo Moura e Iván Zurvera. Los integrantes de la banda ADN crearon el Martín Tolosa Rock Festival que se llevó a cabo en el Club Argentino con la participación de Kill the Chick y ADN, de Bolívar, Kraneo Negro, de Carlos Casares, Darbuka (9 de Julio), y Extremaunción (Chacabuco). “Lo organizamos a la vieja usanza, tal como lo hacía Martín, armaba todo a pulmón y recordarlo fue recuperar toda esa línea”, afirmó Franco Campo.

 

Seguir leyendo: La singular formación musical de Saladillo que agrupa casi exclusivamente a bandoneones

 

La palabra de quienes más cerca estaban de Martín Tolosa

 

Por último, les cedemos el cierre de este homenaje a más amigos de Martín,
ellos son la palabra autorizada.

“A Martín lo recuerdo como una persona muy solidaria, muy generosa. Tenía una visión más allá de su propio instrumento, estaba siempre armando las canciones. Además, pensaba los arreglos, las estructuras, las letras; no paraba, armaba todo. Lo recuerdo con esa responsabilidad, esas garras ante la vida, era un luchador. Se extraña mucho y siempre lo mantenemos vivo en nosotros”. (Juan Pablo Moura)

“Hace mucho tiempo que Martín ya no está físicamente, pero sigue en nosotros en cada guitarra que suena, en cada acorde, en cada nota, en cada canción y en cada recital. Martín fue y será música. Gracias amigo por ese regalo”. (Luis Scardini)

“¿Qué te puedo decir de Martín?, un tipazo, un amigo. Un montón de recuerdos, mucho Dragon Ball Z, mucho punk rock. Y recuerdos, todos, lo vi de corbata en mi casamiento, un genio”. (“Chino” Badano)

“Martín, qué persona Martín. Un amigo, un verdadero hombre con todas las letras y ni hablar de la virtuosidad de esas seis cuerdas. Siempre luchaba por el under y toda la movida del metal. No está físicamente, pero en la memoria está intacto”. (Julio Real)

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me interesa 0%
Me asombra 0%
Me da alegría 0%
Me entristece 0%
Me enoja 0%
SEGUÍ LEYENDO
ÚLTIMAS NOTICIAS