viernes 24 de mayo de 2024

Ravilob de Marco Lanzoni fue elegido el mejor corto de no ficción de la provincia

Ravilob de Marco Lanzoni fue elegido el mejor corto de no ficción de la provincia
jueves 17 de noviembre de 2022

El cortometraje del realizador audiovisual bolivarense Marco Lanzoni resultó ganador del concurso “Identidad Bonaerense”. Ravilob había sido seleccionado por la Dirección de Políticas Audiovisuales del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires y el viernes pasado recibió la distinción.

Quienes crearon las obras ganadoras del concurso en sus cuatro categorías, recibieron su premio el 11 de noviembre. La ceremonia se dio en el Museo Mar de la ciudad de Mar del Plata.

Cuando fue el turno de Marco, compartió un discurso a modo de agradecimiento. “La provincia de Buenos Aires es muy difícil de definir. Según el censo del 2010 de las 16 millones de personas que la habitan, 12 millones viven en el área Metropolitana, rodeando una ciudad que no le pertenece a Buenos Aires pero que lleva el mismo nombre. Los otros pocos quedamos repartidos en kilómetros de campo y tierra que pertenecen a su vez a una porción ínfimamente menor a nosotros. Nos dicen que somos del campo hasta a quienes no sabemos diferenciar un potrillo de un alambrado”, comenzó Marco.

El bolivarense continuó su oratoria con ejemplos. “Uno deambula por cualquier otra ciudad de cualquier otra provincia y empieza a ver locales, marcas, productos que llevan el nombre de dicha provincia. Cerveza Córdoba, despensa San Luis, trampolines Salta, cloacas Río Negro, pero por estos lares rara vez se rinde este tipo de homenajes. En el mejor de los casos llevan el nombre del municipio como mayonesa 25 de Mayo, escobas Olavarría, galletitas Lincoln”.

“Todas estas cosas me llevaron a creer que éramos una provincia sin identidad definida, con características irreductibles ni del interior ni del exterior. Así cree Ravilob, creyendo que estaba describiendo mi ciudad, Bolívar dicho al revés para quien no vio el corto. Describiendo el éxodo estudiantil, hablando de las plazas, de los boliches, de la vuelta al perro, de las palmeras, creyendo que mencionaba características únicas.

Entonces el corto comenzó a circular y gente de Azul, de Tandil, de Necochea, de Linclon, de Oreo, de Traviata, empezaron a comentar cómo ellos también se sentían identificados. Cómo veían a su pueblo en el mío y se me abrió un nuevo panorama. Capaz que no nos conocemos todos pero sí tenemos cosas en común.

Estoy convencido, y los trabajos de mis colegas que vi hoy me convencen de eso, que la identidad bonaerense está allá fuera, escondida, camuflada de prejuicios, estereotipos, sesgada de representaciones externas, así como también camuflada de paisajes y vivires de los más diversos. Más convencido estoy que es tarea nuestra, de los artistas bonaerenses, salir a buscar esa identidad y retratarla con nuestro propio pincel o con nuestro propio lente. Aguante Bolívar, aguante la provincia de Buenos Aires y aguante el cine”, terminó Marco.

SEGUÍ LEYENDO
ÚLTIMAS NOTICIAS