lunes 24 de junio de 2024
Potenciá tus ventas haciendo click acá

NUEVOS AIRES

Disipando la niebla de la mirada… y del corazón

El frío de allá afuera, se combate con ese fuego interior que no debemos dejar que nada ni nadie apague.

Disipando la niebla de la mirada… y del corazón
Foto: Pilar Posadas.
Foto: Pilar Posadas.
martes 11 de junio de 2024

La ciudad se vuelve fantasmal. Cada mañana, desde temprano y antes del primer mate, la neblina lo invade todo. Se sale de casa hacia donde haya que ir y no se sabe con qué nos podemos encontrar unos pocos metros más adelante. Quizás con un aumento de la yerba, con estacionamientos medidos, con chicos de la secundaria que dejarán de repetir el año, con el cartero que toca dos veces en la puerta equivocada.

La niebla se dispersa casi llegando al mediodía y entonces el sol asoma su cálida timidez para recordarnos que el tren sigue sin llegar y estamos todavía en la estación equivocada. Y la confusión es tan grande como la distancia entre el aguinaldo y nuestro corazón, o la profundidad de nuestros bolsillos con los números que vienen llegando en la boleta del gas.

El frío se hace notar y, más allá de los patitos en la cabeza, todavía no se puso de moda el andar con campera y gorro de lana dentro de la casa. Aunque alguna vez se propuso como medida estratégica para consumir menos calefacción. Además debe ser bastante cómodo tomar una rica sopa con la bufanda puesta o comer polenta con campera. Y revisando el placard, no hay abrigo que nos venga bien ante la frialdad de algunas decisiones que se toman desde los distintos poderes.

 

 Seguir leyendo: Junio es para valientes

 

El invierno se adelantó y esa es la única explicación posible para el congelamiento de los sueldos. El dinero no alcanza a quedarse entre nosotros y los únicos precios que bajaron son los que se ponen en las góndolas más cercanas al suelo. Entonces cada vez que pasamos por el Centro Cívico y con más exactitud, frente a la parroquia, le rezamos a San Guchito para que nunca nos falte el alimento de nuestros hogares ni en el de ninguna otra persona.

La energía que se gasta en buscar a los culpables originales de esta situación que estamos atravesando, sería mucho más útil que la utilicemos en el prójimo. Transformarla en empatía, en solidaridad, en comprensión, en amor. Es con todos esos ingredientes (y algunos más) que se logra un mundo mejor. Pero depende absolutamente de cada uno de nosotros, de nuestro granito de arena, de nuestras ganas de salir, de quitarnos la venda para poder ver más allá de la neblina de la realidad.

Confiemos, en algún momento el clima va a cambiar. Porque el frío de allá afuera, se combate con ese fueguito interior que no debemos dejar que nada ni nadie nos apague.

 

 PRESENTE TE NECESITA  

Parte de la sostenibilidad de este medio es gracias al aporte voluntario de personas que están satisfechas con el servicio que brindamos. Si valorás el trabajo de nuestro equipo, te invitamos a que hagas tu aporte haciendo click acá.

Temas de esta nota

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me interesa 0%
Me asombra 0%
Me da alegría 0%
Me entristece 0%
Me enoja 0%
SEGUÍ LEYENDO
ÚLTIMAS NOTICIAS