miércoles 19 de junio de 2024
¿Problemas en tu barrio? Compartí tu reclamo haciendo click acá.

Bolívar

El vínculo familiar de Nacho Miramón: cuatro generaciones que se destacaron en las canchas

El padre, el abuelo y el bisabuelo del jugador, integraron equipos locales y de la zona.

El vínculo familiar de Nacho Miramón: cuatro generaciones que se destacaron en las canchas
viernes 26 de mayo de 2023

El nombre del futbolista bolivarense Ignacio 'Nacho' Miramón frecuenta los medios locales y nacionales por su carrera deportiva y su participación en el Mundial Sub20, pero también por cuestiones personales y familiares. 

En los últimos días, uno de los tópicos que lo tuvo entre las noticias tiene que ver con su familia, ya que es la cuarta generación de futbolistas que se incluyen en la historia del deporte bolivarense. 

Pablo Pequi, periodista que trabaja junto a Rubén Reguero en su primer libro que llevará por nombre 'Historias del fútbol de Bolívar', realizó una investigación sobre futbolistas locales y entre ellos dio a conocer el paso por el deporte de Rubén 'Cholo' AzpirozJosé María 'Perro' Miramón y Emilio Miramón, bisabuelo, abuelo y padre de 'Nacho' respectivamente.

Azpiroz jugó en la Selección de Bolívar, en Atlético Urdampilleta y en Empleados de Comercio en las décadas del 50 y 60. Su posición era defensor. "Era el papá de mi mamá. Mi papá me contó que él siempre entraba de mascota con mi abuelo, que después terminó siendo su suegro", detalló Emilio en contacto con PRESENTE.

En tanto, 'Perro' Miramón era un central de El Fortín que fue campeón de la Liga de Bolívar en 1978. José María se retiró de las canchas tiempo antes que su hijo, Emilio, empezara a jugar en Primera.

La tercera y cuarta generación de la familia, Emilio e Ignacio, tuvieron la oportunidad de compartir equipo y campo de juego. El padre comenzó como delantero y también jugó de mediocampista y de lateral. 

Fue cuando ambos integraban el plantel de Balonpié que jugaron juntos. "La primera vez fue contra Maderense en la Liga de Pehuajó, fue para un Día del Padre. Nacho tenía 14 años, estaba en el banco y entró en el segundo tiempo", recordó Emilio. En la oportunidad, padre e hijo jugaron de doble 5 por más de 20 minutos.

"Fue una emoción terrible. Yo no me había dado cuenta que había entrado, me dijo uno de mis compañeros y cuando lo vi, me agarró una emoción terrible de saber que iba a jugar un ratito con él", mencionó respecto a esa primera vez juntos en un partido oficial.

Al tiempo, volvieron a compartir la cancha en un encuentro frente a Independiente de Bolívar y por último, jugaron contra Estudiantes de Pehuajó. "En un partido de las semifinales me remplazó a mí porque yo estaba con 5 amarillas y no podía jugar", indicó Emilio. 

 

 

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me interesa 0%
Me asombra 0%
Me da alegría 0%
Me entristece 0%
Me enoja 0%
SEGUÍ LEYENDO
ÚLTIMAS NOTICIAS