viernes 12 de julio de 2024

Sin Fronteras

Recordamos al Grupo Encuentro, agrupación que nació en el seno del Coro Polifónico de Bolívar cultivando nuestro folklore

La historia de un grupo que se fue armando y con el correr de los años tuvo sus mutaciones.

Recordamos al Grupo Encuentro, agrupación que nació en el seno del Coro Polifónico de Bolívar cultivando nuestro folklore

Podemos aseverar que el germen del Grupo Encuentro nació en un recital que el Coro Polifónico de Bolívar realizó en el Salón Rosa de la Municipalidad, cuando en un momento de la noche el coro abordó ‘La pomeña’, con la primera voz de Eduardo Briguez.

“Entre el público estaba Santiago Pascuet que le había encantado la zamba y que además, tenía muchas ganas de ingresar el coro - cuenta Eduardo -. Con Santiago ya en el coro comenzamos a ensayar juntos porque estábamos en la misma cuerda (barítonos), Santiago llevó la guitarra y empezamos a practicar ‘La pomeña’ y otros temas, y casi sin querer se formó un dúo”, cuenta Eduardo.

El Grupo Encuentro debutó en el 2008 en el salón Las Marcas de la Sociedad Rural ya conformado como cuarteto con Santiago Pascuet (voz y segunda guitarra), Silvia Lorenzo y Eduardo Briguez (voces), Fabián Murgades (voz y percusión), y “Tito” Flores (primera guitarra).

 

 

Comenzamos a ampliar el repertorio y un día se nos ocurrió convocar al sonidista Sergio Ramírez y armó toda la parte técnica en casa para grabarnos. Sonaba muy lindo, los vecinos agradecidos - bromea Santiago -. Nos sorprendimos porque hacíamos ensayos a capella y sin sonido. El hecho de incorporar sonido nos animó a grabar lo que estábamos haciendo para dejarlo como testimonio, y así salieron los temas del disco”.

El álbum del Grupo Encuentro, registrado en el año 2009, contiene seis canciones del repertorio folklórico argentino: dos zambas de Leguizamón y Castilla (‘La pomeña’ y ‘Si llega a ser tucumana’), ‘Doña Ubenza’, huayno de Chacho Echenique; ‘Carnaval en La Rioja’, chaya de Chacho Olivera; ‘El dominguero’, rasguido doble de Oscar Valles; y ‘Póngale por las hileras’, cueca de Félix Palorma.

Tiempo después el Grupo Encuentro ingresó en una segunda etapa con la partida de Tito Flores y el ingreso de Hernán Caraballo. Realizaron un recital en La Pulpería que estaba emplazada en el Parque Municipal con muy buena recepción. El cuarteto comenzó a crecer con los arreglos vocales que escribía Hernán, arreglos que Silvia, Santiago, Eduardo y Fabián debían estudiar, sin descuidar los ensayos semanales con el coro y por supuesto, la obligación laboral de cada integrante. Lamentablemente el Grupo Encuentro no pudo sostener el ritmo y en consecuencia se disolvió.

 

 

“En lo particular me hago responsable - dice Santiago -, empezó a darme vuelta en la cabeza hacia dónde apuntamos, estábamos empezando a sonar bien, y teníamos que dedicarle muchísimo trabajo al ensamble. Eso fue un poco el motivo por el cual nos fuimos desencantando y fuimos dejando la idea de la continuidad del grupo. Mirándolo a la distancia, los arreglos de Hernán eran interesantes, totalmente distintos a lo que habíamos hecho en la primera etapa, pero no tuvimos la oportunidad de grabarlos”.

A continuación, brindamos una breve reseña de los inicios musicales de Eduardo, Fabián y Santiago: En el entorno familiar de Eduardo Briguez siempre estuvo la música. Su abuelo tocaba la guitarra, su padre y su tío cantaban tangos, y tenía una tía que cantaba en la iglesia. “Mi padre tenía despensa y despacho de bebidas y siempre se armaban algunos encuentros y alguna orquesta - nos cuenta Eduardo -. Yo era muy chico pero ya cantaba arriba de la mesa de billar con el taco haciendo de micrófono. Mi hija mayor, Celeste, me acompañó dos años en el coro, y actualmente está en un coro en Olavarría, y el resto de mis hijas se defienden, y también tengo una nieta que ya está haciendo ruido”.

El año pasado Eduardo vivió una hermosa experiencia al ser finalista de los Torneos Bonaerenses y pudo cantar en Mar del Plata en el Teatro Auditorium, compartiendo escenario con doce artistas en la sala Astor Piazzolla. A Fabián Murgades siempre le gustó hacer música, en 1985 formó junto a su amigo, Marcelo Martín, la agrupación San Carlos Vocal 2. Se presentaron en los festivales Canta Bolívar, acompañados por Tito Flores, Miguel Dicharry y un Franco Exertier muy niño. El Grupo Vocal 2 permaneció activo siete, ocho años tocando en nuestra ciudad y en la región, incluso participaron en un Pre Cosquín.

 

Seguir leyendo: Bolívar le canta a Luis Alberto Spinetta a través de once versiones de sus artistas

 

“En 1987 me convocaron para ingresar al Coro Polifónico - cuenta Fabián -, en el primer ensayo estaba mucha gente que continúa hoy, y también Emanuel Casajus, Juan Carlos Amaral, los Gentile. Luego tuve muchas ausencias por diferentes motivos, y en una vuelta al coro me gustó lo que estaban haciendo Eduardo y Santiago y ahí fue me incorporé al Grupo Encuentro, porque siempre me gustó hacer voces”.

Santiago cantaba desde muy chico, tenía tíos que les gustaba mucho la música, y en la Casona Pascuera, ubicada en la calle Ignacio Rivas, su casa paterna, se realizaban muy seguido reuniones con gente que tocaba la guitarra y cantaba. Tiempo después la familia Pascuet se trasladó a San Luis, allí, Santiago con su hermano Fernando comenzaron a tocar la guitarra, cantar y hacer música cuyana, además de zambas y chamamés. Cuando regresaron a Bolívar, Santiago formó junto a Jorge Porcaro, Silvia Lorenzo y Carlos Suárez la agrupación Los Charabones.

“Eramos los artistas exclusivos de Canal 5 (ubicado en Alvear entre San Martín y Mitre) - recuerda Santiago -. En ese 1971 cantamos en reuniones, en los clubes, después me fui a estudiar y como todo estudiante agarré la guitarra antes que los libros. Seguimos canturreando un poco hasta que después llegamos acá, a establecernos definitivamente, siempre con el gusto de la música, ahí fue cuando comenzó esta historia con el coro y el Grupo Encuentro”.

¿Qué opinión tenés sobre esta nota?


Me interesa 0%
Me asombra 0%
Me da alegría 0%
Me entristece 0%
Me enoja 0%
SEGUÍ LEYENDO
ÚLTIMAS NOTICIAS